2.4.13

Un cuento y una historia

En esta ocasión leímos una historia que nos cuenta Cristina Pacheco, De regreso. También, un interesante cuento de Francisco Hinojosa: "Informe negro". Los estudiantes registrarán sus experiencias de lectura.

De regreso
Cristina Pacheco
La jornada, 31 de marzo de 2013
 
Firme al volante, Danilo se concentra en mirar la autopista. En el asiento posterior del coche Joshua y Sarahí, vestidos con ropa de playa, dormitan entre toallas húmedas, bultos y mochilas. Idalia experimenta una rara mezcla de nostalgia y ansiedad. Ve el reloj en el tablero. Son las dos de la tarde. A estas horas de seguro otras personas habrán ocupado la habitación 208 en donde se hospedó con su marido y sus hijos durante los tres días de vacaciones en Veracruz.
Idalia se da cuenta de que el paseo fue muy breve y lamenta haberlo desperdiciado. Se reprocha porque mientras estuvo en la playa en vez de entregarse por completo a la diversión y el descanso se dedicó a pensar en su madre sola en el departamento, los asuntos sin resolver, las cuentas pendientes, la discusión con su hermana, el rumor de que en la oficina de correos habrá recorte de personal, en los abonos del coche, en la tubería con fugas.
Ahora que está a punto de volver a su vida de siempre se esfuerza por recordar cada detalle de la habitación 208: paredes amarillas, luz raquítica, un buró, dos camas, reproducciones sobre las cabeceras. Una representaba gaviotas sobrevolando el oleaje rizado, como de azúcar; la otra, un barco navegando por un mar calmo y nocturno.
Tal vez los nuevos ocupantes del 208 las estén mirando con asombro y digan lo que ella le comentó a Danilo: “Me gustaría tener unos cuadros como éstos.” La escena inventada le provoca una antipatía infantil hacia los desconocidos. Los imagina desempacando, poniéndose de prisa la ropa ligera que pagaron (igual que ella) con tarjeta de crédito, haciéndose bromas, tomándose fotos con los celulares. Sus hijos no dejaron de hacerlo. Quieren mostrárselas a su abuela en cuanto la saluden. “Mira, abue: aquí estamos Sarahí y yo sentados en el malecón”. “Esta nos la tomó mi papá en un restorán”. “Antes de salir le sacamos una foto al cuarto en donde estuvimos”. “Aquí posamos en la puerta del hotel”.
Más allá de esas fotos y las conchitas que levantaron en la playa, Idalia se pregunta qué recuerdo de su primer viaje al mar guardarán Joshua y Sarahí. Ojalá sea bonito y lo conserven, para que cuando lleguen a ser padres lo compartan con sus hijos. La idea de que algún día sus niños harán su vida lejos de ella y de Danilo le provoca ansia de abrazarlos, pero se contiene para no interrumpir su sueño.
II
Idalia siente nostalgia por el puerto. Le gustaría preguntarle a Danilo cuándo volverán, con la esperanza de que él le conteste: “Muy pronto”, pero, conociéndolo, sabe que él le dará otra respuesta: “Cuando se pueda”. Ella hará lo posible porque eso ocurra en Navidad. Sería bonito hospedarse otra vez en el hotel Almirantes, en el mismo cuarto 208: paredes amarillas, dos camas, reproducciones sobre las cabeceras. Gaviotas. Un barco.
Idalia se da cuenta de que recuerda mejor el mar en los cuadros que el que vio inmenso, deslumbrante, erizado de olas y reflejos. Le lastimaban los ojos y tuvo que comprarse unos lentes de sol en el malecón.
Ha cambiado mucho desde que lo vio por vez primera. Iba con sus padres. Era niña. Se asombró ante el mar, jugó a huir de sus olas, conoció los cangrejos, buscó tesoros en la arena. Su padre le hizo un castillo. “Cuando sea grande, ¿viviré en uno así?”
El recuerdo de aquella pregunta la emociona, la devuelve a la plenitud de su infancia cuando soñaba con ser grande, ponerse zapatos de tacón y pintarse los labios de rojo. Ahora a diario hace las tres cosas, pero le gustaría volver a su infancia y soñar la vida en un castillo.
Su departamento es todo menos eso; pero es el sitio que más ama en el mundo. Mira de nuevo el reloj del tablero. Pronto estará subiendo las escaleras del edificio y llamando a su madre. La imagina en estos momentos parada en el zaguán, mirando a la distancia con la esperanza de que aparezca el Sílver: así llama Danilo a su automóvil plateado que debe a medias y teme perder por falta de pago.
Idalia piensa que en vez de irse de vacaciones a Veracruz debieron haber invertido el dinero del viaje en pagar dos abonos del coche. “Tómalo como una inversión”, le dijo su esposo la tarde en que le dio la noticia de que acababa de comprárselo a un amigo del trabajo y ella le recriminó que se hubiera echado semejante compromiso. Él se defendió con lo de la inversión y se pasó horas demostrándole las cualidades del coche. Entonces surgió la idea de llamarlo el Sílver.
A Idalia le pareció muy graciosa la ocurrencia pero siguió pensando que, en sus condiciones y más con la inseguridad en el empleo, había sido una locura comprar un automóvil. Él le encontró otra ventaja: “Los domingos podremos sacar a los niños de paseo y, si se puede, los llevaremos a que conozcan el mar. Me canso de que el Sílver aguanta de aquí a Veracruz sin dejarnos tirados”.
La realidad contradijo ese optimismo: antes de que llegaran a Puebla el coche sufrió tres averías. Danilo tuvo que pasarse horas haciendo talacha e Idalia parada en el acotadero agitando una toalla para advertirles del percance a los automovilistas que se aproximaban a toda velocidad. Mientras tanto los niños, sudorosos y malhumorados, sugerían que mejor se regresaran a la casa. Ni en el peor de los momentos Idalia les dio la razón. Habían hecho toda clase de sacrificios y gastos para llevarlos de vacaciones a conocer el mar y no era justo que ahora quisieran desbaratarlo todo sólo por unas cuantas molestias. Iban a entender que habían valido la pena cuando se encontraran frente al mar y vieran su movimiento eterno y su inmensidad. “Mira, abue, aquí está mi hermana corriendo en la arena”. “Estos son mi papás abrazándose”.
Fue la única vez que Idalia y Danilo se tocaron. Durante sus vacaciones en la playa la presencia de sus hijos los mantuvo cohibidos y lejanos aun en la cama, cuando la Luna iluminaba los cuadros sobre las cabeceras.
III
“Despierta a los niños. Ya casi llegamos”. De nuevo Idalia se ve sorprendida por la voz de Danilo. Baja la ventanilla y mira hacia la gasolinera que está cerca del edificio en donde viven, en donde su madre los espera, en donde se enrosca la rutina. Abre su bolsa. Junto a su monedero está la llave del 208. Su rígida frialdad la devuelve al cuarto de paredes amarillas, con un buró y dos cuadros sobre las cabeceras. Gaviotas sobrevolando las olas. Un barco deslizándose en el mar quieto y nocturno.

14 comentarios:

Karina Flores Castillo dijo...

Informe Negro.
Francisco Hinojosa
Este cuento me invade de sorpresa. Por la manera en que se desarrolla el cuento, me parece que la numeración se refiere a que entrega un informe del caso y por ello maneja el orden en que se llevan a cabo los hechos. Para este hombre todo empieza como un juego, autonombrándose investigador y mostrándose interesante e importante al preguntar por la mujer de la foto en el bar, quien es su madre, y es donde pienso que todo fue mera casualidad. Tras iniciar el caso de su hijastra por el supuesto suicidio de su novio” Chucho”, cuyas sospechas decían que era un asesinato, por un momento se siente inseguro, pero se empeña en resolverlo, y son muy curiosos los acontecimientos que se suscitan, y las pistas que nos hacen reflexionar para el final del cuento; como empezar a sospechar de su madre quien nunca estaba en casa y se dedicaba a hacer bufandas y obtenía ingresos muy jugosos de esas ventas, y cuando el cantinero le dice que la mujer de la foto está en la cantina y huye.
El final para mí fue muy, muy sorprendente, al descubrir que la asesina era Manola su madre, y que era la que dirigía a toda una banda.

De Regreso.
Cristina Pacheco
De alguna manera siento que esta historia me la cuenta alguna amiga, y me parece que en cierta forma los sucesos son muy comunes en muchas familias mexicanas. Me provoca tristeza la forma en la que vive esta familia, con las carencias que tienen. Idalia se muestra arrepentida de no haber aprovechado el viaje, no disfrutó el momento por estar pensando en su mamá y en todos sus problemas económicos. No aprovechó el lugar romántico con Danilo, ni disfrutó las emociones que vivían sus hijos ante el mar. Danilo por otro lado tenía la ilusión de que sus pequeños conocieran y disfrutaran el mar, lo cual me hace pensar en aquellas personas que no tienen la oportunidad de conocer el mar. Idalia no disfruta el mar como alguna vez lo disfrutó cuando era niña, y tal vez está ocasión se repitió la historia y ahora regresa al mar y lo ve como lo vieron sus padres aquella vez.

Silvia Esmeralda Contreras Martínez dijo...

Esta semana leímos una historia, y un cuento que sin duda alguna me agrado más.

Informe negro
Francisco Hinojosa

Francisco Hinojosa es poeta, narrador y editor. Nació en el D.F., México, el 28 de febrero de 1954. Estudió la carrera de Lengua y literatura hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Una gran parte de su obra ha sido dedicada a la literatura para niños y jóvenes.

Francisco Hinojosa es autor del cuento "Informe negro". Dicho cuento nos habla acerca de un hombre llamado Tomás Sanabria, quien cambia su trabajo rutinario y aburrido dentro de una fábrica de clips por uno más interesante y emocionante, convirtiéndose en detective privado, oficio peligroso.

Su primer caso a resolver como detective es acerca de un homicidio y el narcotráfico. Ante la complejidad de dicho caso pensó que le era imposible poder resolverlo, sin embargo a través de sus investigaciones, técnicas, artimañas e inteligencia logra descubrir a los responsables de tales delitos, llevándose una gran sorpresa.

Algo que destaco del cuento son los personajes, cada uno de ellos juega un papel fundamental dentro de la historia, pero el que realmente llamó mi atención es el personaje de Manola, quien tiene dos identidades, es la madre de Sanabria y al mismo tiempo una buscada y peligrosa narcotraficante.

Informe negro es un cuento muy interesante debido a los temas que aborda, la profesión de detective y el crimen. Es un cuento entretenido, que no puedes dejar de leer hasta llegar al final para que al igual que el personaje principal, logres descubrir la verdad.



Contreras Martínez Silvia Esmeralda
Facultad de Contaduría y Administración

Mildret Meredit Ramírez Alarcón dijo...

Cristina Pacheco:"De regreso".

no me gustó, yo creo que la perpectiva que maneja es la de una familia tipica, con deudas y con ganas de darse gustos el como ir a la playa con sus hijos y tratar de hacer lo que sus padres no hicieron con ellos, pero se encuentran con varios obstaculos, en mi perspectiva no me agradó el hecho de hacer el viaje para dar a conocer el mar a los niños y que estos no lo disfrutaran, es verdad que un niño siempre se pone feliz con cualquier cosa y que no siempre comprenden el significado del sacrificio de sus padres al llevarlos a conocer el mar, pero si un niño disfruta de un juguete o algo que le proporcione diversión, porque no alegrarse por conocer el mar? me provocó un sentimiento apatico, ya que los padres por las disputas y las preocupaciones no logran separarse de ellas mientras tratar de viajar con sus hijos que se suponía eran lo mas importante y el llevarlos a conocer el mar, la mujer se me hizo un poco tediosa, porque ya habian hecho el viaje y solo le quedaba disfrutarlo, pero estuvo con una actitud negativa, me agradó el saber que rumbo a casa tuvo ganas de regresar, ese sentimiento de arrepentimiento por parte de la mamá me gustó, ya que es una enseñanza para ella de vivir el momento de cosas que no se repiten seguidamente.


Francisco Hinojosa: "Informe negro".

Este cuento me agradó, me gustaron las tramas y las pequeñas pistas que daban mientras avanzaba la historia, el hecho de un investigador privado me provocaba un sentimiento de alguien que trataba de llevar algo de variedad a su vida, algo que le hiciera sentir vivo, el cuento me hizo imaginarme esas situaciones en las que se envolvian los personajes y me provocó risa al juntar las pistas que daban del paradero de su madre y el como no llegó a ser un buen investigador, sino que con un golpe de suerte logró descifrar el caso, para mi no era un buen investigador, ya que como decía en el texto, un buen investigador indagaba profundamente en los sospechosos, todo lo contrario a lo que hizo de juzgar a los sospechosos por su manera de vestir o por su actitud, este cuento me gustpo y me provocó incertidumbre al saber quien había sido el asesino del esposo de su hijastra.


Mildret Meredit Ramírez Alarcón
Facultad de administración

MARCO ANTONIO GARCÍA LAGUNA dijo...

“De regreso”
Cristina Pacheco.
Cristina Pacheco nació en San Felipe, Guanajuato el 13 de septiembre de 1941, es una periodista y escritora. Esta casada con el ensayista mexicano José Emilio Pacheco. Es egresada de Universidad Nacional Autónoma de México donde estudio la carrera Lengua y literaturas hispánicas.
Esta historia me parece muy común, es algo por lo que muchas familias pasamos. El autor quiere decir que todos los seres humanos tenemos problemas y no por eso debemos afligirnos y dejar que ellos nos consuman, es cierto que debemos buscar una solución pero nunca estar pensando solo en eso por que la vida se nos hace mas complicada.
A mi parece una historia muy atractiva y un poco melancólica porque la señora se preocupa mas por algo que tiene manera de resolver y no se da cuenta de todo lo maravilloso que esta en su alrededor y que puede aprovechar para divertirse y así olvidarse por un momento de la rutina y todo lo que la estresa.
MARCO ANTONIO GARCÍA LAGUNA.
FACULTAD DE PEDAGOGÍA.

Armando Jesus Marquez Alvarez dijo...

Cristina Pacheco, "De regreso".
esta historia me parecio reflexiva, ya que nos muestra como una familia con problemas emprende un viaje para pasar un buen momento y hacer por sus hijos algo que sus padres no hicieron, llevar a sus hijos a conocer el mar, este historia me hace sentir algo parecido al estrés de la vida cotidiana y como las personas buscar aferrarse a la felicidad buscando nuevas formas, a pesar de las circunstancias en las que están, por falta de dinero, entre otras, me hace sentir un poco de enojo y consiencia ya que por un lado esta el padre que quiere pasar un buen momento y por el otro la madre, que se preocupa por la estabilidad economica de la familia, en mi punto de vista, no vería viable hacer un viaje si no se cuenta con los recursos necesarios, o al llegar del viaje tener mas deudas, yo creo que la busqueda de satisfacción de las necesidades, se puede dejar por un momento, mientras se estabiliza la economía, "para todo hay tiempo", en general la historia no llega a ser de mis lecturas favoritas, pero me gusta el hecho de mostrar la vida misma como la conocemos.


Francisco Hinojosa: "Informe negro".
este cuentoa me gustó, pero de la mano de la historia de cristina pacheco, hace que las dos narraciones pierdan ese contraste felicidad/tristesa a ser tristesa/tristesa, lo digo porque mi punto de vista referente al cuento me hace notar el grado de frustración de las personas, y el que hacer cuando la monotonia se apodera de las vidas de las personas, tornandola aburrida, tediosa y un poco cerrada, muestra como un hombre se libera de esas ataduras al dejar de trabajar y buscar algo que de verdad de le guste como lo es ser investigador privado, también retoma el mismo tema para mi cuando el farmaceutico entra tambien en ese aspecto, comienzan a buscar y a amenazar al complice de asesinato con palabras fuertes, luego de encontrar esa libertad por unos instantes de su vida cotidiana, el cuento me gustó mas que la historia, me provocaba incertidumbre de los pasos de busqueda del asesino y la subjetividad del hombre con so lista de personas se me hizo muy gracioso.

Armando Jesús Márquez Álvarez
Facultad de Administración

Diana Sabina Cuevas Hernandez dijo...

Diana Sabina Cuevas Hernandez
INFORME NEGRO
Sobre el autor:
El narrador y poeta Francisco Hinojosa nació en la ciudad de México en 1954. La publicación de Informe negro, su primera recopilación de relatos, en 1987, mereció un amplio reconocimiento crítico que habría de refrendarse a plenitud en Memorias segadas de un hombre en el fondo bueno y otros cuentos (1995), Cuentos héticos (1996) y dos crónicas de viaje: Un taxi en L.A. (1995) y Mexican Chicago (1999). Hinojosa es también autor de Tres poemas (1998) y de casi una veintena de libros para niños. Su obra ha sido traducida al inglés y al portugués.
El humor, la crueldad y la fantasía, aunadas a un desparpajo casi surrealista, conviven en la escritura de este > como lo ha definido la crítica. Así lo han sabido advertir, desde hace muchos años, los miles de niños que han convertido a Francisco Hinojosa en el autor infantil más leído de México. Pero también los adultos lo han visto con meridiana claridad. concilian lo dulce y lo amargo, lo ácido con lo jocoso, son el mejor antídoto contra la impostura y la solemnidad. El universo que propone no es una fantasía, sino la palmaria revelación de nuestra vida cotidiana: el mundo es una madeja de imbecilidad complicada por un sino, eso sí, sumamente divertido.
Ha colaborado con artículos periodísticos y de divulgación cultural en: Gaceta del Fondo de Cultura Económica, Revista de la Universidad, Casa del Tiempo, Vuelta y Los Universitarios.
Sobre el cuento:
Yo me imagino que el cuento se llama informe negro porque todo detective debe hacer un informe de los casos resueltos, el señor Tom no haría la excepción, pero cuando el vaya a escribir ese informe pienso que le resultaría poco grato ya que la asesina a la que buscaba, era su propia madre. Yo pienso que este cuento es cómico en donde Tom (Tomás Sanabria), el personaje central, es un detective típico de novela negra. Después de renunciar a su rutinario trabajo en la fábrica de clips, se autonombra detective privado en una ceremonia íntima y sencilla, sin tomar en cuenta los sentimientos de su madre que tantos sacrificios ha hecho por su bien.Un caso de homicidio y narcotráfico es su primer reto en este peligroso oficio, que no se compara en nada con el aun más peligroso oficio de ser hijo de su madre. El no sospecha que su primer caso le tiene reservada una terrible sorpresa.
Este cuento me parecio fantastico, ya que relata la historia de un hombre que renuncia a su empleo para convertirse en detective privado, si saber que este trabajo traerá a final de cuentas una desgracia familiar.
El final me pareció muy bueno e interesante ya que en ningún momento imaginé que la asesina fuera su propia madre, puesto que ella no representa un papel destacable en el cuento, e incluso llegué a pensar que la asesina era la propia Francisca, pero conforme iba leyendo el cuento si pensaba que podría ser su propia madre porque la vieron en la cantina y yo no creía que sus bufandas le fueran a dejar muchas ganancias
A mi en lo personal me gusto mucho este cuento, primero porque me facina la manera de escribir del autor y segundo por la manera que va uniendo lo dulce con lo amargo y para mi estos, son el mejor remedio contra la impostura y la seriedad. El universo que propone no es una fantasía, sino la arboleada revelación de nuestra vida cotidiana ya que el mundo es una bovina de majadería complicada por un sino, eso sí, es algo sumamente divertido.
A mi me dio mucha tristeza cuando se entero que su mama era una narcotraficante ya que el la consideraba una persona respetable.


Diana Sabina Cuevas Hernandez
Facultad de Contaduria y Administracion.

Diana Sabina Cuevas Hernandez dijo...

Diana Sabina Cuevas Hernandez
DE REGRESO
Sobre la autora:
La escritora y periodista mexicana Cristina Pacheco ha sido, a lo largo de su prolífica carrera, una de las figuras claves para comprender parte de la cultura mexicana. Su importante labor en radio, prensa y televisión muestran a una mujer que va recogiendo por medio de la entrevista siempre original, los testimonios de la gente, sus preocupaciones, costumbres, luchas incansables y su eterna esperanza. La labor de Pacheco va más allá de la observación y la escritura. La entrevista siempre amena es el medio por el cual conoce a la gente anónima. La entrevista en Cristina es indudablemente un don, después viene la palabra escrita. Lo mismo puede conversar con artesanos, vendedores ambulantes que buscan la vida en los puentes peatonales, con prostitutas de la tercera edad, niños de la calle y bomberos, que con los que viven en albergues y hospitales psiquiátricos, con los libreros de viejo y los fieles que van a pedirle auxilio al Señor de los trabajos y muchos otros que comparten sus experiencias e historias. La intención en ningún caso es maniquea. Sus entrevistados también son actores, escritores, directores de cine y teatro, músicos, bailarines y muchos otros artistas del país. El objetivo es el mismo: conversar para conocer.
Sobre la historia:
A mi la historia me parecio muy triste ya que Idalia por estar pensando en sus problemas no pudo disfrutar de sus vacaciones y es un sacrificio que hicieron ya que no tenían el suficiente dinero para salir, ella y su esposo quisieron hacer ese viaje por que querían que sus hijos Joshua y Sarahí conocieran la playa, ya que nunca habían tenido la oportunidad de salir pues no contaban con auto ni dinero. Para mi que los niños no estaban tan ilusionados como ella quería puesto que no se emocionaron.
Para mi ella hubiera dejado sus preocupaciones y se hubiera divertido ya que eso hace que los demás no se diviertan y disfrutaran sus pocos días de descanso, creo yo que sus hijos veían que su mama estaba preocupada y por eso no se emocionaron al ver el mar.
Yo pienso que a la mayoría de las familias mexicanas les ha tocado vivir esta historia, pues muchas veces los problemas son los que impiden que te diviertas, aquí en mexico hay demaciadas playas y muchas personas no conocen ya sea por diferentes motivos y cuando porfin se dan un tiempo para salir a divertirse o a descansar y olvidarse de sus problemas no pueden por que solo piensan en sus problemas , y cuando terminan sus vacaciones después se arrepienten de no haber disfrutado su viaje.

Diana Sabina Cuevas Hernandez
Facultad de Contaduria y Administracion

Alejandra Libertad Rivera Rojas dijo...

Informe negro
Sobre el autor:
Nació en la Ciudad de México, en 1954. Es poeta, narrador y editor. Estudió la carrera de Lengua y literatura hispánica en la Universidad Nacional Autónoma de México. Una gran parte de su obra ha sido dedicada a los niños y jóvenes. Ha impartido talleres de literatura infantil en diversos países y es uno de los autores más destacados de literatura infantil y juvenil en lengua española.

Sobre la obra:
Me pareció un cuento muy curioso, porque normalmente las casualidades no nos parecen relevantes o nos pareces difíciles de creer, sin embargo en esta ocasión nos encontramos una historia que a pesar de ser difícil de creer por todas las casualidades que contiene, es, sin más, una historia llena de verosimilitud.

Desde el inicio, una vez empezada la historia, Hinojosa nos muestra como es que todo va siendo pura casualidad, primero un detective autonombrado ofrece la única fotografía que traía a la mano (la de su madre) y poco a poco la historia termina en que sí, efectivamente, la madre es la culpable de todo.

Me parece que la forma en que Hinojosa nos cuenta este relato es meramente una parodia. Me agradó bastante también que fuera numerando los hechos, con eso se logra tener un ambiente más parecido a lo que es un reporte judicial o algo por el estilo.

Por alguna razón mientras releía la historia me la empecé a imaginar en blanco y negro, como cuando las caricaturas hacían un estilo de recreación con sus personajes. Me parece que el cuento, como parodia que es, también tiene un tinte caricaturesco, algo que podría ser representado en una caricatura de media hora para niños o bien dibujarse un cómic. Me gustaría, pues, ver una edición ilustrada del cuento, sería, creo una forma aún más graciosa de poder apreciarlo, en especial porque Hinojosa es conocido por ser un escritor para niños y adolescentes.

Me gustó bastante el cuento, normalmente el género policíaco no es mi favorito, pero en esta ocasión el tinte de parodia que se le da me hizo disfrutar bastante la historia.

Alejandra Libertad Rivera Rojas

Facultad de Letras Españolas

Alejandra Libertad Rivera Rojas dijo...

De regreso
Sobre la autora:
Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México donde estudio la Carrera Lengua y literaturas Hispánicas, inicio su labor periodística en los años 1960. Está casada con el ensayista mexicano José Emilio Pacheco.

Sobre la obra:
Me parece que fue mi lectura favorita de los dos textos. Los pensamientos que aquí se muestran son muy profundos, tristes y sobre todas las cosas son reales. A diario nos venden la idea de que la felicidad se encuentra en encontrar una pareja y tener hijos, nadie dice nada de lo que sigue después: gastos, educación, necesidades, crianza, horas de desvelos, preocuparse por los demás, detener proyectos por atender a nuestra familia, etcétera. Este cuento nos traslada a una realidad muy amarga, aquella en la que podemos ver que los finales felices son sólo el inicio de una historia más cuadrada, más cotidiana, sin menos emociones.

Me pareció muy importante el papel que juegan los niños, todos los personajes me parecen importantes, pero los hijos son simplemente la muestra de que una familia no significa la felicidad, los mismos niños se muestran sorprendidos al ver cosas que ven muy escasamente en su vida.

Las palabras que utiliza Idalia son tristes y en parte desgarradoras, ni siquiera con unas vacaciones "bonitas y bien planeadas" llega a encontrar la felicidad al salir de su cotidianidad.

A pesar de corto me pareció un buen cuento, triste, melancólico, pero sobre todas las cosas, realista.

Alejandra Libertad Rivera Rojas

Facultad de Letras Españolas

Anónimo dijo...

De regreso...

por cristina pacheco

Este cuento me parecio muy interesante y muy apegado a la vida real ya que nos muestra una siutuacion en la cual una familia común busca desestresarse, huir de sus problemas y buscar un escape de su realidad...

Desde mi perspectiva, pienso que debieron aprovechar el viaje al máximo, ya que era una muy buena oportunidad para compartir el tiempo que muchas veces no se tiene con la familia y olvidarse un poco de los problemas que los aflijen.

Informe Negro...
Por Francisco Hinojosa

Este cuento desde su principio me parecio muy interesante y un tanto de suspenso ya que iba relatando poco a poco la situación en la que al final descubririamos una verdad un tanto inesperada.

La redacción de los hechos nos permite poder ir descartando ideas o agregando en cuanto al problema que se busca relacionar...

Lo que mas me gusto, fue el final, ya que descubrimos algo que para mi pues no fue lo esperado o lo que me imagine cuando comenze la lectura.


Miriam Magali Landa Landa
Facultad de Administración.

MARCO ANTONIO GARCIA LAGUNA dijo...

“INFORME NEGRO”
Francisco Hinojosa.
Nació en la Ciudad de México, en 1954. Es poeta, narrador y editor. Estudió la carrera de Lengua y literatura hispánica en la Universidad Nacional Autónoma de México. Una gran parte de su obra ha sido dedicada a los niños y jóvenes. Ha impartido talleres de literatura infantil en diversos países y es uno de los autores más destacados de literatura infantil y juvenil en lengua española.
Esta lectura me parece divertida por que una persona común y corriente que es empleado en una fabrica, de la nada se hace detective solo por que a el le dio la gana y cambia su forma de vestir y equipa su casa como una oficina.
Lo que me gusto de este texto es que el autor nos dice que si no estamos a gusto con lo que somos podemos cambiar y hacer lo que nos guste y nos haga felices.
Esta muy emocionante el texto y seria bueno que al querer ser algo lo fuéramos así de rápido y no tener que estudiar, esta muy bien escrita la historia y no había escuchado hablar de este autor pero me parece muy bueno, la historia es muy original.
El final me agrado, nunca imagine que la asesina fuera la mama del protagonista, me sorprendió mucho esto.
MARCO ANTONIO GARCIA LAGUNA.
FACULTAD DE PEDAGOGIA.

Victoria Lizeth Ramírez Sánchez dijo...

DE REGRESO

Cristina Pacheco, periodista y escritora que nació en San Felipe Torresmocha, Guanajuato, en 1941. Estudio Letras Españolas en la UNAM.
Me identifico un poco con la lectura, en el buen aspecto supongo, ya que, coincidentemente lo que me impidió llegar a esta clase fue el quedarme varada en Veracruz sin autobús de regreso después de 3 días de andar por allá. Reconozco y lo pensé en esos días que para muchos el conocer el mar es una ilusión que nosotros, estando tan cerca del puerto no tenemos ni tuvimos ya que lo conocemos desde pequeños, pero hay muchas personas que hacen un esfuerzo enorme para cumplir ese deseo y que lamentablemente no son capaces de disfrutarlo pensando en esas preocupaciones, digo que me identifico en el buen aspecto porque esto es en lo que difiero y siento que es el mensaje del texto, hay que disfrutar las cosas en el momento, la realidad y la monotonía van a llegar siempre, y va a haber tiempo y manera de solucionar o no lo que nos espera, pero esos momentos que no estamos seguros que se van a repetir son los que debemos atesorar.

VICTORIA LIZETH RAMÍREZ SÁNCHEZ
FACULTAD DE BIOANÁLISIS

Antony Alan García García dijo...

Me gustó la historia , es tan aplicada a la vida de muchos mexicanos que estamos en algo que no hace girar nuestras vidas ese algo se le llama la rutina , esa rutina, que te encierra en un cuarto de incómodos enseres que no te dejan salir adelante y que por mas que tu quieres tratar de extirparlos ellos te absorben a ti. esta historia hace que me sienta feliz también por que una vez fui a la playa y recuerdo bonitos momentos con mi familia también por eso me agrada esta lectura.

Fuentes Tomás José Antonio dijo...

Sobre la autora: Cristina Pacheco nacida en San Felipe, Guanajuato el 13 de septiembre de 1941,1 es una periodista y escritora de origen mexicano.2 3 Está casada con el ensayista mexicano José Emilio Pacheco. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México donde estudio la Carrera Lengua y literaturas Hispánicas, inicio su labor periodística en los años 1960, en diarios como El Popular y Novedades, en 1963 colaboró en la Revista Sucesos con el seudónimo de "Juan Ángel Real".

Es una historia nostálgica, en donde se es consciente de haber perdido la infancia y por ende la magia e ilusiones tan enfáticas en esa etapa. Idalia se ve afectada ahora por situaciones cotidianas y familiares: su madre, dinero, e inclusive el estar casada. Arrepentida de no poder disfrutar el mar como cuando era niña. El coche averiado y discusiones con su esposo. Pero intentan hacer que sus hijos tengan esa experiencia, que para ella fue muy agradable.
Lo que destaca es la nostalgia y melancolía de Idalia, recordando su niñez. Saber que ahora tiene preocupaciones que la limitan a disfrutar el mar como antes.

Fuentes Tomás José Antonio
Facultad de Matemáticas UV